Inicio Opinión La primera culpa

La primera culpa

3541
0
COMPARTIR

Algunas disyuntivas de maltratada figura… aquellas expuestas el lunes reciente…  dan la respuesta más temida en el país: Claudica nuestra esperanza.

Tiene fecha límite y ya está vencida.

Enterrada en arenas húmedas de singular pestilencia, se descubre que la suerte está echada… efectivamente, fue echada al retrete; lanzada para que sucumba en las aguas negras de la barbarie del país.

Ya que está libre de la primera culpa fiscal, César Duarte, respira más lentamente.

¡Despierten, piara de lame suelas! La vereda de la estupidez tiene la rubrica y nuestra huella digital. Parece que es un disfrute tajar nuestra carne tras tiras de piel de vacas.

¿Qué causa la desbandada del capital?

Es simple: se vende el agua… se adquiere el aire.

Grandes capitalistas mercan caudales de agua sin pagar casi nada. Misma agua que regresa envasada y es difícil de pagar.

Flagelan la espalda del que tiene capital menguante… y hacen caravanas a las ratas descubiertas en flagrancia… siempre que lubriquen la cartera de varias falanges insaciables.

Se asustan de las matanzas que causan sus tejes y manejes. Acusan a la familia difunta de recibir las balas disparadas en peleas ajenas y mandan la factura de las mismas, a las viudas e infantes.

“Si sueltan al tigre…” (Frase del expresidente P. Diaz) … ¡Si ya está libre en animal ése! Y la pieza grave de la disyuntiva es que dará en nuestra cara la paliza nacida de tanta apatía.

La banca en este país es de las más caras que existen. De tal manera que se salva a las empresas de España (BBVA) al exprimir nuestra cartera.

Y nuestra pandilla de gandayas en curules se rascan la panza sin saber (sin pensar) la matanza que causan.

¡Qué la deidad de sus mercedes… les arranque las amigdalas!

Nuestra papeleta en las urnas será la respuesta. Tal vez ya muy tarde.

J. de C.
St J. River Ranch
Iztacchichimecapan (antigua manera de llamar a esta tierra)
Méx.
(lip_grama)

Comentarios

comentarios