Inicio Opinión ¿Cuál es el papel del vestido verde?

¿Cuál es el papel del vestido verde?

484
0
COMPARTIR

En un pasado, tal vez lejano, quien vestía el traje verde era un héroe, más real que Superman, menos egocéntrico que Batman, y no tan carente de poderes como Aquaman. Era, la autoridad el orden pero ahora qué tanto hace el del vestido verde.

Ser policía en Colombia o en cualquier parte del mundo, era considerada una carrera de respeto, un oficio de liderazgo, de orden. De hecho, las familias más humildes soñaban con que sus hijos fueran policías, porque en su momento un policía era como un héroe, era el encargado de proteger los ciudadanos, de velar por el cumplimiento de las leyes, y sobre todo de prestar un servicio de apoyo a toda la sociedad para que tengan una convivencia en paz. Pero, ¿qué ha pasado con esta imagen de policía en los últimos años?

Pues bien para empezar haciendo nuestro recuento, desde el 2007 empezaron los escándalos que nos hicieron perder la confianza que teníamos en los policías. Las famosas chuzadas, cuyos protagonistas, son nuestro senador Álvaro Uribe y nuestro querido presidente Juan Manuel Santos, enlodaron a la Policía Nacional de Colombia pero, a pesar de verse involucrada salió librada del asunto y al final toda la culpa se la llevo la hoy exterminada Agencia de Inteligencia Nacional DAS.

Ya para el 2013, vuelve a verse afectada la imagen de los policías cuando el General Santoyo es condenado por sus nexos con los paramilitares, y la más reciente historia de desánimo y desilusión se vivió de nuevo en 2016 con  la tal llamada comunidad del anillo, que albergaba una red de prostitución masculina en La Policía Nacional de Colombia, y que salió a la luz con las confesiones y denuncias de Anyelo Palacios Montero, un capitán de la policía, que en su momento catapultó este escándalo generando las investigaciones de la Procuraduría de las cuales no se conoce nada el día de hoy.

Pero estos casos no son los que más preocupan, y saben por qué, porque a pesar de la comunidad del anillo, nuestra vida no se ve directamente afectada, son temas que no nos quitan ni nos ponen, a pesar de que es algo vergonzoso, y antiético, lo que sí importa es lo que pasa en el día a día, en las calles, o en nuestro barrio. Y es aquí donde la imagen de los policías va más en declive.

La policía en lugar de apoyar de hacer honor a su labor, se ha encargado de perjudicar su imagen, cuando se dispone a multar a alguien que infringe la ley pero, indirectamente él mismo le propone un soborne, ahí su imagen de corrupto sale a la luz. Cuando ven a alguien que está robando y simplemente no hacen nada porque sencillamente no es su cuadrante, o porque no les importa, ahí el respeto hacia la autoridad se cae al piso.

Ahora, el policía promedio proyecta una imagen de corrupto, de tombo, nada más. El policía que defendía a su pueblo, ahora lo ataca, insultándolo, exigiendo una vacuna para poder trabajar en la calle, golpeándolo cuando no hay vacuna, no hay soborno, no hay ayuda, hoy día el policía ataca, se dispone solo a engordar su sueldo a punta de chantajes, hace uso de su poder para beneficio propio. Entonces su papel se reduce a oprimir, a dejar de ser un héroe, pasando a convertirse en el mal llamado tombo corrupto.

La idea de un policía que ayuda a pasar la calle, que es atento, que da paso en las vías, que pese a todo no se deja sobornar, que respeta a las mujeres y está atento a todo, ya desapareció. Y quizás este es un punto de quiebre para empezar a desconfiar en la justicia, en el gobierno y así mismo en el país.

Cabe destacar que no todos los policías, han deteriorado su imagen y pese a que muchos lo han hecho, hay otros que creen en la institución, en sus ideales, y que quizás poco a poco quieren limpiar la imagen de la policía, Lo que es admirable, quizás así poco a poco se puede volver a valorar desde la sociedad, el papel de quien viste el uniforme verde.

Heydi Milena Rodríguez
@LaMile_Hey1228

Comentarios

comentarios