Inicio Opinión Retomando lo cotidiano

Retomando lo cotidiano

385
0
COMPARTIR

Ya estamos a mitad de enero, las vacaciones terminan y la rutina empieza. Con novedades o no, lo cierto es que a veces resulta difícil volverse a adaptar a lo cotidiano.

Así es, por más duro que sea tenemos que asumir que ya las festividades terminaron, las escapadas los días entre semana para leer la novena, ir de compras navideñas o armar fiesta, se acabaron. Todo está volviendo a la normalidad, pero volver a acoplarse aun cuando no se tiene receso, es una tarea difícil, y empeora cuando coincidencialmente para las fechas de Navidad y año nuevo se piden vacaciones, que es lo usual, para finalizar el año y compartir más con la familia, o en otros casos existen las conocidas vacaciones colectivas, donde todos los miembros de la empresa se toman sus días de descanso, cualquier sea el caso, sigue siendo traumático volver al trabajo.

Para nadie es un secreto que durante diciembre la atención se focaliza en las compras, los regalos, estrenar ropa y viajar, por eso muchas empresas observan en este mes una ligera caída en sus actividades, la carga laboral disminuye y optan por mandar a su equipo a vacaciones colectivas o simplemente continúan con sus actividades a un ritmo lento que en enero comienza a aumentar paulatinamente. Pero es la costumbre a hacer poco y a pensar en otras cosas por más de un mes, que dentro del chip de cada persona la pereza va tomando ventaja y se vuelve duro ese reintegro a las actividades es duro  lo que se conoce como síndrome post vacacional ¿Cómo asumirlo?

El primer paso es tener claro que ya es hora de retomar el horizonte. Y como tal debemos dejar de quejarnos, quienes no tomaron vacaciones y siguen su rutina normal, deben dejar de pensar en lo que hubieran hecho si hubieran gozado de unos días de descanso. Deben dejar de quejarse por no haber pedido o porque su empresa no les dio vacaciones, y quienes sí tuvieron los días de receso, deben dejar de recordar los planes que hacían mientras están en la oficina, frases como: “A esta hora solía levantarme y bajar a la piscina” o “A esta hora estaba viendo tal programa” deben dejar de decirse y pensarse.

Para todos es reconfortante descansar, lo grato de descansar es recargar energías, así se debe pensar y para quienes siguieron sus actividades común y corriente, no se preocupen en toda empresa están en el deber de darle sus vacaciones dependiendo de la normatividad que tengan en la organización, pero su descanso es posible, pronto lo tendrá el todo es continuar en su trabajo con toda la actitud positiva.  

Para quienes se fueron de vacaciones y salieron a otro lugar lejos de la ciudad, lo mejor es que regresen de sus viajes unos días antes de su ingreso a la oficina, porque realmente cuando salimos de viaje solemos llegar más cansados de lo que salimos y la idea de las vacaciones es descansar para retomar con toda.

Casualmente y según un reportaje de Forbes, los primeros en retomar las actividades son los empleados, colegios y universidades tardan un poco en empezar, por eso para los padres de familia es recomendable que mientras se adaptan opten por llegar a casa y compartir con sus hijos, jugando, viendo películas pero que esto igual no sobrepase un horario establecido para ello, ya que también los niños y jóvenes deben empezar a adaptarse a la rutina cuando ingresen a estudiar.

Para mitigar aún más este síndrome post vacacional, es recomendable fijarse objetivos profesionales para este nuevo año, así como tratar de modificar detalles del puesto de trabajo, generando un nuevo ambiente laboral. Compremos nueva agenda, nuevo calendario, decoremos nuestra oficina algo diferentes y seamos conscientes que el nuevo año es una nueva oportunidad para lograr lo que no alcanzamos a hacer el año anterior. Esto de nuevo aplica para quienes tuvieron receso y también para quienes no, igual aún están a tiempo para que antes de que aumente el ritmo laboral hagan los cambios que consideren y sea más amigable su entorno laboral.

El primer día es clave para quienes se fueron de vacaciones por eso, es recomendable que lo asuman con madurez, y piensen que es una oportunidad para volver a ver a compañeros o amigos del trabajo y contar así las experiencias en vacaciones.

Finalmente y ante todo, la actitud positiva es clave, una sonrisa y dejar de quejarse, hacer el trabajo con amor, y pensar que usted es una pieza clave en la organización y que después de un año de trabajo puede volver a disfrutar de vacaciones y de otro sitio turístico por conocer. Además, como dice el viejo refrán es mejor levantarse a trabajar que levantarse a conseguir trabajo.

Heydi Milena Rodríguez
@LaMile_Hey1228

Comentarios

comentarios