Inicio Opinión Hace tiempo

Hace tiempo

521
0
COMPARTIR

Hace tiempo que nuestros poemas no hablan de revoluciones y hace tiempo que no usamos los cuchillos para despedazar los códigos de lo que debe hacer y pensarse y sentirse. Hace tiempo que las paredes están calladas y que las gargantas, de tanto repetir consignas, se han ido desgastando hasta apagarse.

Hace tiempo que las canciones no nos hablan de lo imposible, de desobedecer ni de la lucha, hace tiempo que no estamos parados frente al pelotón de fusilamiento y hace tiempo que los huesos no nos huelen a pólvora y la boca no nos sabe a sangre y a tierra.

Hace tiempo que no gritamos que la lucha es todo y que lo imposible es necesario y que a las utopías no las matan con balas. Hace tiempo que no nos quitamos la venda de los ojos para ver a los que halan el gatillo. Hace tiempo que no hacemos discursos sobre la importancia de rebelarse y sobre el derecho a ir contracorriente, contra las normas, lo impuesto y lo heredado y sobre el derecho a rechazar eso que llaman tradición, éxito, amor, patria, seguridad, riqueza, productividad, eficiencia: hace tiempo que no nos oponemos y no rompemos los moldes para hacer el mundo de nuevo: hace tiempo que este mundo no huele a causas nuevas.

Hace tiempo que aceptamos todo por temor, porque creímos lo que nos dijeron del pecado, lo inmoral y lo ilegal. Hace tiempo que por miedo seguimos lo escrito en sus manuales, vamos a sus iglesias para no llenarnos de pecados y hacemos de sus arengas verdades irrefutables. Hace tiempo que nuestras palabras no son conspiraciones contra el poder y sus tentáculos, contra el poder y sus artimañas, contra el poder y sus balas y sus tumbas.

Es eso: hace tiempo nuestras palabras no contradicen a los poderosos y dejaron de ser piedras, de esas piedras “para lanzarle a lo establecido”.

Hace tiempo que nuestros poemas de amor no son revoluciones, hace tiempo que no derribamos sus monumentos. Hace tiempo que nos olvidamos que la insumisión existe.

Andrés Castañeda M.
@acastanedamunoz

Comentarios

comentarios