Inicio Opinión Elecciones catalanas (bienvenido al circo de tres pistas)

Elecciones catalanas (bienvenido al circo de tres pistas)

731
0
COMPARTIR

Sin duda, si algo iba a alimentar las conversaciones de la Navidad en España, son las elecciones catalanas.

Enhorabuena, solteros y parejas jóvenes (o no tan jóvenes) sin hijos, este año os vais a librar de las preguntas siempre. Tenéis un “As” bajo la manga, cuando la dichosa pregunta anual nace de los labios de un familiar, grita un: ¡Elecciones catalanas!

Pasadas quedan, o más bien pausadas. La Navidad pausa el país hasta el siete de enero. Así, que estamos ante unas elecciones con una gran pausa para intentar formar gobierno.

Los resultados electorales han sido definitorios. Definen un sistema electoral que pide a gritos un “plan renove” Con los resultados ya tenemos cuita para los próximos meses. Por un lado tenemos a los no independentistas con mayoría de votos y por otro, a los independentistas con mayoría de escaños (es decir, asientos en el Parlament Catalán) y es nuestro sistema electoral dota escaños por zonas determinadas. Es decir, en una zona “derecho” a tres escaños (es decir, tres representantes para ocupar sitio en el Parlament), hace que la cuarta fuerza política no tenga opción a representante (siendo así no representados un gran número de votos de ciudadanos)

Esto nos conduce a la próxima estación del asunto catalán. La gran pelea; yo he tenido más votos, pues yo más escaños (léase esta última frase, con la típica sorna de niño caprichoso)

Y aquí estamos los españoles, hartos del asunto catalán. Cansados de los juegos dialécticos y de poder. Sentándonos a observar el nuevo circo de tres pistas catalán. ¿Cómo formar gobierno cuando los representantes están en la cárcel? ¿Cómo votar en el Parlament por un candidato para formar gobierno independentista… si ni siquiera puede entrar en el país? ¿Cómo formar un gobierno que va en contra de la mayor parte de los votantes?

Los periodistas se frotan las manos con su grato regalo de Navidad, mientras el resto de españoles agonizan con un asunto catalán sobre el que no se nos informa, no se cuenta la realidad y sobre todo nos esconden los daños colaterales que se viven a pie calle.

Pero no, hay un circo de tres pistas, llenos de payasos, incapaces de ver que no se tiran tartas entre ellos, sino a nosotros, los que desde los asientos miramos sin saber ni que es un circo, ni que su oficio es ser payaso.

Ainhoa Escarti
@ainhoaescarti

Comentarios

comentarios