Inicio Opinión El detox de Colombia

El detox de Colombia

259
0
COMPARTIR

Quién no ha escuchado que de vez en cuando necesitamos desintoxicar nuestro cuerpo, nuestra mente. ¿Por qué no hacerlo con nuestra sociedad?

Así es, el cuerpo necesita de una limpieza interna para funcionar bien, muchas veces nos sentimos cansados, fatigados, con estrés, comemos a deshoras y esto nos ocasiona molestias estomacales, incluso hasta nuestra piel empeora, con barritos con resequedad en fin, nuestro cuerpo pide a gritos una desintoxicación. Y es ahí, donde acudimos al remedio popular de la abuela, a la pulgada.

¡Sí señores!  Por lo general lo que nos recomienda el doctor y nuestra abuela es que nos purguemos, bueno los doctores prefieren utilizar el término “desparasitación”. Independientemente del término el objetivo es el mismo: sacar de nuestro cuerpo lo que nos hace daño, lo tóxico, y no solo en el cuerpo también la mente se puede desintoxicar, alejando pensamientos negativos, envidias, pesimismo.

Para desintoxicar nuestro cuerpo, hemos oído hablar de la famosa dieta detox. Esta dieta viene acompañada de comida sana, de bebidas especiales. Y sobre todo de dejar de consumir y expulsar de nuestro dieta ciertos elementos.

Pues bien, empecemos con el detox para Colombia. Necesitamos urgentemente una bebida de honestidad y un gran trozo de justicia, erradicando así la corrupción. Entonces por qué no empezamos con el tema de falsos positivos que sacudió a nuestro queridísimo presidente Juan Manuel Santos. Cuando él era el Ministro de Defensa, en el período 2006 a 2009 bajo el gobierno de Uribe, el tema de falsos positivos creció significativamente, ya algunos miembros del Ejército han pagado por tales crímenes pero, es evidente la responsabilidad tanto del entonces ministro como del presidente estos casos, y ellos aún no han rendido cuentas del hecho.

Ahora sí entramos a ver el fenómeno de Odebrecht, este salpica la campaña electoral de Santos, de Zuluaga, personas que deberían responder por esto, o acaso ¿no es un delito? La mejor solución sería la renuncia de nuestro actual presidente.

Adicional, encontramos los casos de corrupción de gobernadores que se han llenado sus bolsillos a costa de las regalías. Es en estos momentos donde los casos de corrupción traspasan todas las fronteras, vemos que todo funciona por roscas, porque a pesar de ser un país que elige a sus representantes democráticamente, un voto se cobre, es un favor que cobramos, y en municipios y departamentos se evidencia el cambio de un voto por un beneficio. He aquí la famosa primicia de un voto a cambio de un tamal, una lechona o una teja.

Cuando la gente vota a cambio de favores, no estamos en una sociedad democrática, y este en el principal foco de corrupción, ya en el poder son nuestros gobernantes y alcaldes quienes reparten el gran pastel de contrataciones, que ni siquiera la famosa mermelada ha podido detener; y es que así vemos que favor se paga con favor.

Por eso, para hacer efectiva nuestra bebida de honestidad, que comiencen a pagar con creces todos estos protagonistas de fenómenos como: Saludcoop, Caprecom, Cafesalud, Reficar, etcétera. Para empezar con una buena depuración. Porque a la vez estaríamos contribuyendo con un sano trozo de justicia.

El trozo de justicia se debe consumir siempre y debe estar incluido en las tres comidas diarias. Para ello, es necesario entrar a depurar las fuerzas militares. Porque para nadie es un secreto que bajo su mirada se cometieron grandes masacres, en épocas de violencia, sin contar las que los mismos militares han ejecutado, de nuevo aquí se refleja el tema de falsos positivos, de desapariciones forzadas, o si no hagamos memoria con la toma y retoma del Palacio de Justicia hace 32 años.

Depurar el ejército también involucraría al ESMAD, un escuadrón que aparentemente funcionaba para evitar los disturbios que ocasionan daños a la comunidad, pero, ya muchos son los escándalos que tiene esta entidad, cuya función es pasar por encima de los ciudadanos, claro ejemplo fue el asesinato de Nicolás Neira, un niño de 15 años, hasta el momento nadie respondió por el crimen. Pero con detox que propongo y teniendo en cuenta que existen prueba que han sido manipuladas, muchos entrarían a pagar.

La justicia colombiana es un trozo grande que debemos agrandar cada día más fortaleciendo penas que eviten que tanto delito se siga cometiendo, y siendo justos, porque no es justo que ladrones de cuello blanco no paguen condenas, mientras que un hombre que robó un caldo de gallina, si está aprisionado. Es momento de depurar también al Congreso, y crear un ente de control que regule las campañas, las candidaturas, y otro que regule la administración de cada rincón del país, pues al infligir las penas serían altas sin considerar que hayan nacido en cuna de oro.

Por eso, nuestro detox incluye un gran trozo de severidad, para acompañar el pedazo de justicia que a diario debemos consumir. Para tal fin es necesario que la pena de abusadores sexuales de menores empiecen a pagar. ¿Por qué no pensar en la castración química o la cadena perpetua?

Ahora adicionaremos una bebida energízante de nuevas oportunidades. Claramente si con el trozo de justicia, honestidad y severidad que añadimos a nuestra dieta, los gobernadores y políticos que tienen llenos sus bolsillos por la plata de los colombianos que se han robado, además de pagar con la privación de su libertad, deberían devolver no 6 mil millones, sino todo lo que se han robado. Y con eso nuestra bebida de oportunidades estaría perfecta.

La bebida de nuevas oportunidades impulsaría a la educación en Colombia, brindándole a todos por igual la opción de acceder a un colegio y a una universidad, para que todos puedan ser profesionales, se potencializaría el SENA y los colegios públicos.

Pero, también la bebida de nuevas oportunidades impulsaría al posconflicto, para que los lugares donde la falta de institucionalidad hizo estragos, tengan un renacer, con inversión, nuevas carreteras, nuevos hospitales, nuevos colegios.

Para concluir en nuestra dieta detox, debemos incluir un trozo de confianza, con el fin de que las instituciones que se creen para regular las buenas administraciones, cumplan su labor, después de depurar tantas entidades del estado, podríamos confiar en una organización que controle y vigile a todos los gobernadores de Colombia, e incluso a la justicia colombiana.

Y esta sería tan solo una sugerencia para hacer un detox en Colombia, pero, para hacer una excelente desintoxicación falta mucho más, quizás esta columna sean solo una sugerencias, y tiene mucho trasfondo que ojalá algún día alguien comience a considerar.

Heydi Milena Rodríguez
@LaMile_Hey1228

Comentarios

comentarios