Inicio Cultura Sommerfest, un adiós al verano

Sommerfest, un adiós al verano

1311
0
COMPARTIR

Este año decidí salir de mi zona de confort. Con la meta de mejorar mi nivel de idioma alemán, para poder acceder a estudios de maestría, en enero, emigre hacia la tierra de Goethe como Au pair. Estoy en Halingen, un pueblo muy pequeño cerca de Dortmund en el occidente del país. Es un poblado tan pequeño que sólo tiene una Iglesia, un jardín infantil, una panadería y el transporte público funciona hasta las 8 p.m.

Siendo las cosas así, desde hace 8 meses estoy aprendiendo sobre la crianza de los niños, conociendo la “german way of life”, sus costumbres y cómo es vivir con un cambio de clima cada tres meses. En Bogotá, sólo estaba habituada a ver llover y a ver salir el sol. En ocasiones te extraño, querida ciudad de clima bipolar…

Dentro de estas costumbres veraniegas alemanas, se acostumbra disfrutar de la vida en el exterior, de hacer caminatas y sobre todo, de hacer un asado. Cualquier pretexto es bueno para aprovechar los benévolos rayos del sol. Nada diferente a lo que hacemos los colombianos, ante un rayo de sol o un día feriado, buscamos la tierra caliente, sacamos el asador a la terraza  o hacemos un familiar “paseo de olla” al río.

A finales del mes de agosto, cuando el verano languidece, se precisa una razón para hacer un asado. En esta ocasión, asistí una reunión de vecinos para despedir los los días de clima cálido y saludar de nuevo al frío y a la lluvia. Este evento es conocido como la fiesta de verano, o Sommerfest.

Requisitos para asistir: llevar su plato, sus cubiertos y alguna ensalada para compartir (la típica Nudelnsalat, ensalada de pasta, estaba allí). Como cada familia lleva algo para dar, al final se tiene un muy buen buffet para todos. Naturalmente hay un grill con salchichas y una fuente con cerveza. Pensé que habría baile y buena música. Aunque no soy un as del baile, en mi cultura colombiana es necesario un acompañamiento sonoro para amenizar la velada. Sin embargo, en esta ocasión no hubo, el objetivo era un momento de charla e intercambio. Siempre al punto, como buen alemán.

Comparto algunas fotos del festival y del buffet comunitario. Se puede ver la variedad de ensaladas, el postre (Masapán con sabajón/ licor de huevo) y la fuente de cerveza al fondo.

Por último, saludo al otoño, la nueva estación que desde la semana pasada ha llegado. Los árboles opacan sus hojas y las castañas y las nueces empiezan a caer al suelo.

Comentarios

comentarios