Inicio Opinión México está de pie

México está de pie

291
0
COMPARTIR

El café de la mañana ha enmudecido de inquietud, dolor e impotencia. Tanto así que se enfría en mis manos aún antes de llegar a la boca. En el trayecto de la cafetera hasta mi taza, se escucha la alarma sísmica sonando nuevamente.

Quiero respirar y se me escapa el aliento. El sentimiento que se irradia desde las entrañas es angustia. Un plañido silencioso y lacrimal. La distancia es mucha, los afectados incontables y los recursos ineficaces.

La politiquería quiere hacer acto de presencia mientras les sea de provecho. Las promesas son aire… y lo que necesitamos son recursos tangibles.

Ahora lo que más valoramos son las manos ensangrentadas y los brazos adoloridos por mover con todo su afán, los escombros resultantes. Nos rompe el alma cuando sacan un cuerpo de entre los escombros y nos regresa la esperanza cuando se consigue mandar a un ser amado al seno de su familia, aún después de darlo por perdido.

Las cuadrillas de expertos Japoneses, Mexicanos y Norteamericanos se están rompiendo la espalda al igual que todos los voluntarios que llevan setenta y dos horas paleando esperanzas.

El canto de nuestro Himno Nacional Mexicano retumba entre los escombros y se nos eriza la piel al tiempo que se arrasan los ojos.

Mi México está dolido, pero está de pie.

Las víctimas son muchas… los niños muertos nos dolerán por siempre. Pero algo salta a la vista:

No estamos vencidos.

Y me vale un cacahuate que el general Kelly nos llame “Narcoestado fallido”.

Con todo respeto le digo:

“¡Adivina baboso…!  ¡Si nosotros producimos narcóticos, ustedes los usan! ¿Cómo ves?”

Tenemos una oportunidad de aprender de todo esto y validar el sacrificio de nuestros hermanos caídos.

Por muy ateo que me diga, no dejo de orar en mi fuero interno.

Este dolor de mi pueblo será aliciente. Ahora hay quien nos lleve la cuenta; y la opinión pública es una espada muy certera. Es hora de que nuestro sistema se vierta a su gente y no se valga de ella para sus propios fines egoístas.

Si mi México está dolido… ¡También está de pie!

Jorge de Córdoba
San Juan del Río, Qro.
Querétaro de Arteaga
México

Comentarios

comentarios