Inicio Opinión ¿Amor incondicional?

¿Amor incondicional?

817
0
COMPARTIR

Un año más la publicidad, las redes sociales, la prensa, la sociedad, etc… nos recuerda que es el día de la madre. El pasado domingo 7 de mayo, fue el día de la madre en España, para vosotros los colombianos es el domingo 14 de mayo… Ahora con toda esa resaca, una vez más me hastío ante la premisa: “El amor de una madre es incondicional”. Eso jamás lo he creído.

Engendrar, pasar por el proceso embrionario y parir, no es el camino de rosas que se ve en las redes. Si normalmente ser mujer, suele ser un absoluto descontrol hormonal y físico, ya ante esa bomba imagino el proceso como algo para nada parecido a sueños de nubes rosas. Las personas no amamos de forma incondicional, cuando alguien se queda embarazada, de pronto mágicamente no siente mil cosas por quien tiene dentro. Ojo, no digo que ninguna madre no sea buena. Simplemente digo que la visión perfecta de la madre, no existe.

Las madres, nunca lo olvidemos, son mujeres. Con ello quiero decir, que son sencillamente personas con la capacidad de engendrar, ni más ni menos. Tener la capacidad para engendrar no te convierte en mejor persona.

¿Acaso las madres que permiten maltrato o abusos sienten amor incondicional? ¿Acaso cuando se tenían hijos en masa para que alguno sobreviviera, se tenía la capacidad de ese amor incondicional sabiendo que un alto porcentaje iba a morir?

Hay madres de todo tipo, las veo a diario. Pero decir a voces que también existen malas madres que no merecen regalos, que no merecen nada de sus hijos, no queda bien. Pero es la realidad. Solamente hay que mirar las estadísticas, ver un poco el comportamiento ajeno.

¿Es buena madre, la mujer que decide no pasar tiempo con sus hijos, o que se agobia ante el tiempo con ellos? ¿Es buena madre la que sustituye el tiempo que pasa con sus hijos por cosas? Hay muchos tipos de malas madres o de madres no tan buenas en el sentido último.

La maternidad no te da mágicamente un toque y te convierte en una persona maravillosa. No he sido madre y no puedo confirmar nada, pero sí sé que las generalizaciones rara vez son realidad. También he tenido que coincidir con personas que rara vez han demostrado amor incondicional por su progenie y he tenido que escuchar conversaciones que respaldan lo que indico.

¿Acaso en todos los casos de rechazo familiar por homosexualidad, bisexualidad, ideas políticas, etc… demuestran dichas madres la incondicionalidad de su amor? Claro que no, porque como dije antes las madres son personas, y jamás puedes afirmar que una persona por ser mujer y tener capacidad demostrada para reproducirse, ipso facto es maravillosa y sabe perfectamente tratar a sus hijos. Ese, sin duda es un craso error que cada mayo los medios de comunicación, las redes sociales, la prensa y todo a tu alrededor te obliga a pensar. Existen las buenas madres, pero también las no tan buenas o las directamente malas. Existen amores incondicionales y amor condicionado a que seas lo que quieren, o condicionado a estados mentales, o a la forma de ser de esa fémina. El amor incondicional existe, pero no en un cien por cien, existe en un porcentaje un poco más escaso que no queremos admitir. Porque en cara a la sociedad, las malas madres no existen, las mujeres cumplen perfectamente su papel, la depresión postparto es una leyenda urbana, y el tener hijos casi desconocidos porque pasan más tiempo en guarderías y colegios que sus progenitores… todo eso no es real, no sucede.

Deberíamos ser más realistas. Dar las gracias por el regalo que es existir, porque al menos eso sí te lo ha dado tu madre (y tu padre), pero el resto de regalos de la vida, es mera especulación. Porque hay madres que abusan, que explotan a sus hijos, enfermas mentales, drogadictas, alcohólicas, que priorizan a sus parejas, pasotas, amargadas, y un sinfín de tipos de malas madres. Pero quizás entro en un gran error al confundir a la mujer que pare con madre. Entonces, justo entonces igual todos tenéis razón y el amor incondicional existe. Igual mi error reside en considerar madre a todas aquellas mujeres, que pese a haber parido, no lo son. Justo entonces, podré dar la razón a las redes sociales, a la prensa, a la sociedad, a los publicistas, los medios y ese utópico amor incondicional exista en todas aquellas mujeres que pese a todo tienen el corazón lleno por su progenie. Quizás en ese caso, sí pueda creer en la incondicionalidad del amor, siempre que venga de una madre y no de una parturienta ocasional.

Ainhoa Escarti
@ainhoaescarti

Comentarios

comentarios