Inicio Opinión Parir, paren los gatos

Parir, paren los gatos

828
0
COMPARTIR

Cada vez  los padres tienen menos tiempo para estar con sus hijos, en la mayor parte de países desarrollados podemos ver cómo en la mayoría de las familias tradicionales trabajan ambos padres. Podemos ver, o al menos en mi país España, que los horarios son demasiado amplios y normalmente partidos por el descanso para comer al mediodía. Dicho descanso para comer al mediodía hace que en cierta forma la jornada se alargue. Todo esto nos lleva a que como dije al principio, los padres tengan menos tiempo para estar con sus hijos.

Hace bastante tiempo que los colegios y los profesores se quejan de que se les deja demasiada responsabilidad, de que los padres se desentienden de la educación de sus hijos y la ponen en toda su complejidad  y plenitud a los profesores y resto de docentes. Entonces amanece un debate, un debate que no es nuevo, que lleva bastante tiempo en la palestra. ¿Dónde empieza y dónde acaba la responsabilidad de un docente a la hora de educar a un niño? Es decir: ¿En el colegio los profesores deberían limitarse a educarles a nivel cultural, formativo, restringir solamente a formarles desde el punto de vista del conocimiento y no formarles desde el punto de vista ético, moral, es decir inculcarle unos valores?

Eso que antaño se llamaba educación, hacía referencia más bien a la forma en como nos portamos en el mundo. El resto, los datos, la información, son los que nos forman para que no seamos unos ineptos no es lo mismo que aquello que nos va hacer funcionar por la vida. Este funcionar por la vida ¿deben transmitirlo los padres o los profesores? Si el padre se desvincula de formar como persona de su hijo, ¿qué es realmente un padre?, ¿Sólo alguien que administra comida techo y caprichos?

Todo esto me lleva a preguntarme qué es realmente ser un padre. Fisiológicamente casi todo el mundo puede ser padre, raras son las personas o más bien dicho un porcentaje muy bajo son las personas que por cuestiones físicas no pueden tener hijos gracias a los avances ciencia. Pero el poder ser padres a nivel físico, ¿realmente te hace ser padre?

Lo que me lleva a pensar ¿qué es realmente ser padre y qué no? A nivel médico, físico un padre es aquel que engendra un hijo, es decir la aportación de un espermatozoide que logra llegar al óvulo. Pero ser padres es algo más. Ser padre significa también aportar los medios suficientes al niño o niña para su supervivencia, otorgarles alimentos, ropa, cuidados médicos. Bien, una vez que conseguimos que el niño esté sano y tiene una vida e incluso tiene un entorno, un padre es también aquel que ayuda al niño no sólo a integrarse en el mundo si no sabe quién es en él, a diferenciar lo bueno de lo malo, a comprender qué es la ética,  la moral y como portarse uno con los demás. Cuando los padres reclaman a los colegios debido a su falta de tiempo y paciencia que sean ellos los que los que inculquen las ideas y las bases para que el niño evolucione como persona, están pidiendo que en cierta forma los colegios también sean padres.

Pero un colegio, un docente, no es un padre. ¿Tiene un colegio la responsabilidad a nivel ético moral del alumno?, Es obvio. Es lógico que en el entorno del colegio se la enseñe también al  niño unos valores, se les muestre una forma de actuar en el mundo, un respeto por la normativa, y enseñarles cuáles son esas normativas. Un niño no se puede formar a nivel ético moral de forma completa sin la formación tanto educativa como de los padres. Ambos son necesarios para la creación de un espíritu crítico. La no atención paternal más allá de lo que se consideraba básico como puede ser la manutención del menor de edad, también es una dejadez, es una imprudencia. Porque además en el proceso de hacer comprender al niño quién es y cómo es el mundo se crean lazos que constituyen lo que realmente tiene sentido como familia. Porque la familia siempre va más allá de las líneas de sangre. Los padres exigen a los colegios cierto aporte a nivel ético moral y se olvidan de que están renunciando a la creación de unas raíces, lazos, nexos con su hijo que difícilmente podrá reproducir en un futuro.

Hay antiguo dicho que dice: “Parir, paren los gatos”. Ese dicho viene muy en la línea de lo que intento decir. La figura paterna y materna determina mucho de nuestra existencia en la vida adulta, tanto que la forma en la que se gestionan esos roles suponen un tipo de vida, la construcción o deconstrucción de un tipo de persona. Cuando los adultos se sientan y piensan “voy a ser padre”, deberían plantearse qué tipo de padre deben ser. Porque a nivel personal creo que el mayor número de negligencias que se han cometido a lo largo de la historia tienen que ver con lo aprendido en la crianza.

Ainhoa Escarti
@ainhoaescarti

Comentarios

comentarios