Inicio Nacional La hija del magistrado Carlos Horacio Urán envía dura carta a Santos

La hija del magistrado Carlos Horacio Urán envía dura carta a Santos

632
0
COMPARTIR

Helena Urán Bidegain, hija del magistrado Carlos Horacio Durán, muerto en la retoma al Palacio de Justicia, envió una carta al presidente Juan Manuel Santos en la que lo critica por defender al general Jesús Armando Arias Cabrales tras la decisión de la semana pasada que dejó en firme la condena de 35 años contra el militar en retiro, proferida en primera instancia, por su responsabilidad en la desaparición de 5 personas en la retoma del Palacio tras la violenta toma por parte de la guerrilla del M-19.

Arias Cabrales, de 78 años, fue condenado por la desaparición de Bernardo Beltrán, mesero de la cafetería del Palacio; Carlos Rodríguez, administrador; David Suspes, administrador; Luz Mary Portela e Irma Franco Pineda, quien era integrante del M-19. En el 2011, el Juzgado 51 Penal del Circuito de Bogotá emitió una condena de 35 años de cárcel, la cual fue ratificada por la sentencia del Tribunal Superior de Bogotá.

En la carta, Urán Bidegain le pide al presidente Santos que asuma una sola línea de acción frente al discurso de la paz para no entra en contradicciones. “Usted busca la paz, lo que a mí personalmente y muchos colombianos que lo votamos nos llena de esperanzas”, dice la carta, y añade que “Sin embargo, me llama la atención que le deje un sabor amargo la condena un responsable de violar y/o dejar violar los derechos humanos. Aquellos derechos humanos que usted dice querer respetar. ¿No es esto una contradicción?”

El jefe de Estado, al concoer la condena, la calificó como “injusta” y “exagerada”. La hija del magistrado Urán sostiene que no comprende como se puede habalr de paz cuando “se pretende darle más fuerza al Ejército con un fuero militar y debilita a la justicia ordinaria con sus declaraciones. ¿De qué paz se trata? ¿Es esto un Estado de Derecho? O ¿Lo que se pretende en realidad es establecer una dictadura militar disfrazada de democracia?”.

Este es el texto de la carta enviada a Santos:

 

Señor

Juan Manuel Santos Calderón

Presidente de la República de Colombia

Estimado Señor Presidente,

Usted busca la paz, lo que a mí personalmente y muchos colombianos que lo votamos nos llena de esperanzas.

Sin embargo, me llama la atención que le deje un sabor amargo la condena un responsable de violar y/o dejar violar los derechos humanos. Aquellos derechos humanos que usted dice querer respetar. ¿No es esto una contradicción?

Como pretende usted acercarse a la paz mientras desacredita la justicia dando opiniones peligrosas sobre sus fallos, creando malestar entre las personas y poniendo en peligro la vida de los defensores, abogados de derechos humanos y jueces involucrados en valientes sentencias. Bien sabe que sus comentarios ponen en peligro hasta a las propias víctimas.

Cuando tenía 10 años, las autoridades colombianas nos dijeron que mi padre, una de las víctimas del holocausto de la justicia, había muerto por causa del fuego cruzado. Veintidós años después por la acción de la propia justicia colombiana y por pruebas contundentes sabemos que nos han mentido. Hoy sabemos que mi padre fue privado de la libertad, cuando salía herido del Palacio, torturado y ejecutado por las fuerzas militares que dirigía Arias Cabrales.

De qué sirve reconocer que hay víctimas cuando usted presidente es el primero en revictimizar.

Me gustaría entender cómo puede Colombia acercarse siquiera a la paz cuando usted pretende darle más fuerza al ejército con un fuero militar y debilita a la justicia ordinaria con sus declaraciones. ¿De qué paz se trata? ¿Es esto un Estado de Derecho? O ¿Lo que se pretende en realidad es establecer una dictadura militar disfrazada de democracia? ¿Realmente le parece exagerado 35 años de condena a alguien que desaparece, tortura y asesina? ¿Realmente cree que el Coronel Arias Cabrales no tiene responsabilidad en esto? Igual que la tienen la guerrilla que entró abruptamente al palacio hace 29 años. La diferencia es que los guerrilleros no representaban al Estado, eran delincuentes.

Los señores de la guerra deben responder, deben contarnos la verdad, y usted debe exigir que así sea. De lo contrario bien sabe que su paz será algo efímero. El país lo votó para la paz y es su deber hacer respetar los derechos humanos y velar por que se castigue a los que lo violan. Incluso, a los altos mandos del Ejército colombiano. Dele sentido a los diálogos de paz más allá de las posibles inversiones que pueda eso traerle a Colombia y absténgase de poner en duda lo que hace la administración de justicia y de hacer comentarios tan peligrosas para las víctimas y el país entero.

Un saludo cordial,

Helena Urán Bidegain

Comentarios

comentarios